martes, 11 de diciembre de 2012

CAPITULO OCHO

Capitulo escrito en Diciembre del 2012 en Venezuela.


Dolores Señaris de 63 años en Caracas año 2012.

Empezamos este capítulo de manera distinta, ya que estamos en tiempos de Navidad; Como autora de este Blog, narro minuto a minuto la realidad de todo lo que sucedió en mi vida hasta este momento en el 2012, la idea de escribirlo es para que mi querida y recordada familia radicada en Galicia sepan lo que yo viví y pasé sola en América. Es una manera de rendirle homenaje a mis recuerdos de Galicia, a mis abuelos, a mis padres, a mi hermano y su familia.  A todas las personas que están siguiendo este Blog, el cual en poco tiempo lleva muchas entradas en internet de todas partes del mundo, quiero agradecerles inmensamente porque esto me motiva a seguir compartiendo con ustedes mi historia. Les deseo a todos una Feliz Navidad 2012 y Prospero Año Nuevo 2013 reciban un abrazo tan grande que les llegue  a través de este Blog a todos en el mundo, y paz y amor.


Un envoltura de hermoso regalo.


De todas las figuras de navidad, la que mas me gusta a mi es la de San Nicolas, toda mi casa se decora en las navidades de San Nicolas. 


Fotografía tomada en el C.C Concresa en Caracas, mi persona Dolores, y mis dos hijos Alexander de 8 años e Isidro José de 16. 

Esta fotografía fue tomada en tiempos de inmensa felicidad con mis dos hijos, en  fechas de navidad en estos momentos al escribir este capitulo mi hijo Isidro José hace 7 años que se fue al cielo y hoy tendría 41 años, Alexander José esta felizmente casado, y compartimos una casa hermosa y tiene 33 años. Yo sigo como siempre sola. 
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Continuamos con nuestra historia vamos por el mes de marzo de 1965.

Estábamos a principios de Marzo de 1965, el lunes en la noche estoy en la casa donde trabajaba cenando y me dice la cocinera “Loly te llaman por teléfono” yo me sorprendí, pues a mí nadie me llamaba, tomé el teléfono y del otro lado oí una voz varonil, bonita y me dijo “Hola princesa” me quedé callada, pensé que era una broma, pero la voz me dijo “Lolita ¿Eres tú? Soy yo Isidro” Yo abrí la boca del asombro y le dije “¿Quién te dio mi teléfono?”  él dijo “Influencias que yo tengo. Me lo dio tu tío Lamas” yo me reí y hablamos un rato, a partir de ese día me llamaba todas las noches a las 8 y hablábamos horas. El sábado por la noche él me dijo “¿Quieres que te vaya a buscar mañana domingo por la mañana a tu trabajo?” yo le dije “Ok”  nos encontraríamos a las 9 de la mañana cuando saliera de mi trabajo ya que era mi día libre.
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Mi tío José Lamas.


 Mi tío Lamas, el cómplice de Isidro. 

Esa noche casi no dormí, estaba muy nerviosa le tenía miedo a mi papá que haría si me veía acompañada y rezando le pedí a mi mamá que me cuidara y me protegiera, pero que yo merecía tener algún amigo con quien hablar. Era  domingo, y me arreglé especial y cuando salí, allí estaba Isidro con su chaqueta de cuero y sus lentes.
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Dolores Señaris Calviño


Dolores Señaris Calviño la tristeza por la perdida de mamá era evidente allí con 15 años 1965

¡Estaba guapo! Me dio la mano y empezamos a caminar, me invito a tomar un jugo, hablamos un rato, pero yo tenía que llegar rápido porque no quería que se diera cuenta mi papá y me regañara, él me dijo “No te preocupes, yo soy amigo de tu papá. ¿Tú no sabes que mis papas y tus papas son amigos desde hace años? Mis padres vienen hoy a verme y te los voy a presentar” entramos a la casa los dos juntos, todos los que estaban en el patio se nos quedaron mirando y él me presentó a su mamá, me dijo “Ella es mi mamá y se llama Luisa” yo le di la mano y le dije “Mucho gusto señora” la miré de arriba a bajo y la analice, era una mujer joven como de 38 años, alta, delgada, bien arreglada y bonita, ella me dijo “Tienes unos ojos preciosos” yo le dije “Gracias” me di media vuelta y me fui toda apenada. Ese día estaba feliz, hice todas las cosas mejor ¡No estaba triste! Y ya en la tarde, me fui a la terraza e Isidro vino, nos pusimos hablar y fue allí donde me dijo “¿Tú quieres ser mi novia?” lo miré a los ojos y le dije “Si quiero, pero si mi papá lo sabe me regañará. Por favor no le digas nada, sino me matará” él  se rió y me dijo “Me voy.  Te espero mañana temprano, para llevarte a tu trabajo.”
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Isidro Montoto López, y mi persona Dolores Señaris Calviño.


Dolores Señaris Calviño con 15 años, Isidro Montoto López con 19, ya teníamos un mes de novios. la fotografía tomada en un estudio en el centro de Caracas en la plaza Carabobo en Venezuela. 

Al otro día a las 7 de la mañana, cuando llegué a la parada del bus y lo veo con su chaqueta de cuero y sus lentes, me pareció bello ¡Que emoción era mi novio! Me agarró de la mano y nos montamos en un taxi, no en autobús y me llevo a mi trabajo. Yo sentía que estaba volando, era feliz y tenía novio, él me llamaba todos los días ¡Ya no estaba tan sola! me pasaba toda la semana pensando en él y los domingos lo veía.
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Isidro con sus dos hermanos, Mariluz, Isidro y Jesús Montoto Lopez. 


Mariluz, Isidro y Jesús Montoto Lopez. 

Isidro era hijo de Luis Montoto y de Luisa López, ambos nacidos en Pontevedra en Lalin, Galicia España. Tenía dos hermanos, Mariluz que era la mayor y Jesús que estaba en España; la mamá de Isidro como casi todas las españolas había sufrido mucho, pues fue ella la que emigró a Venezuela sola, buscando un nuevo horizonte y un nuevo futuro para sus hijos. Como al año de estar aquí, llegó el señor Luis, después de un tiempo trajeron a Mariluz y por último trajeron a Isidro en la adolescencia, Isidro era terrible, les había dado todos los problemas del mundo, pues a los 16 años tuvo un accidente de tránsito en la carretera vieja de La Guaira, se fracturo una,  pierna y el brazo izquierdo, lo operaron y le pusieron clavos y estuvo en rehabilitación un año; esto acabó con todos los ahorros que tenían sus padres, fue en ese tiempo en donde él estuvo hospedado en la casa y allí trabajaba mi mama trabajaba mi mamá y me llevaba a mí con ella, fue allí donde  él nos conoció, pero yo no lo recordaba a él.
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Los papás de Isidro, Luisa López y Luis Montoto Brea. 


Los papás de Isidro, Luisa López y Luis Montoto Brea. 

Al recuperarse del accidente se lo pasaba en la calle y empezó  tener amigos desconocidos para sus padres. Un día estando en la casa con sus padres llegaron a buscarlo dos hombres diciendo que había tenido una relación con una hermana de ellos que era menor de edad, al igual que él y había quedado embarazada, por lo tanto según ellos él tenía que casarse con ella porque si no lo hacía, lo matarían. Sus padres asustados, decidieron enviarlo a España de regreso hasta que pasara este problema ya que Isidro decía que no era cierto lo que decían los hermanos de la muchacha; arreglaron el viaje y cuando Isidro estaba montándose en el barco en el puerto de La Guaira para irse, llegaron los dos hombres a buscarlo pero ya el barco se estaba alejando. ¡De la que se salvó!
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Mi papa Jesús Señaris Lens, y mi persona Dolores.


 Jesús Señaris Lens, Dolores Señaris Calviño  allí de 15 años 1965.

Isidro paso un año en España, cumplió allá los 18 años y regresó de nuevo a Venezuela a los 19 años, que es cuando nosotros nos estamos encontrando de nuevo, pero Isidro no se quedó con esa y al llegar, se fue por allá por el Guarataro a buscar a la muchacha para ver si era verdad que tenía un hijo suyo y al encontrarla y preguntarle, ella, muerta de la risa, le dijo que ella no había tenido ningún hijo, que sus hermanos planearon eso, pues como él era hijo de españoles se supone que tendría dinero. Isidro dio media vuelta y se quitó un gran peso de encima.
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Isidro Montoto López con unos amigos en España.


Isidro es el de los lentes y sus amigos en su viaje a España. 

Isidro era el consentido de todos en su casa, él es de signo cáncer, nació el 27 de Junio de 1945. Como buen cáncer es cariñoso, apasionado, él tenía mamitis y era el consentido de toda la familia, todos le daban dinero a escondidas y él no trabajaba, pero ahora que era mi novio se buscó un trabajo y trabajaba de Barman, a él no le gustaba estudiar. Sus papas trabajaban los dos en una casa de familia, por lo tanto venían los domingos a verlo y ellos le pagaban todo allí en esa pensión tipo hotel, así que no tenía ninguna responsabilidad. Yo seguía en mi trabajo y era la mano derecha de la señora Patricia, ahora había aprendido a seleccionar y a preparar los menús de las cenas que se hacían en la casa; todo tenía que ser perfecto, la comida excelente y muy caliente, porque los ingleses calientan hasta el plato para servir la comida; yo ayudaba al chef que venía a preparar los menús. La mesa se ponía con todo el lujo, las copas adecuadas, los cubiertos, yo escogía los manteles,  los ramos de flores, estaba pendiente de los licores que había que servir, de los vinos y cuando los invitados llegaban era yo la que los recibía en la puerta. Todos me conocían y sabían el cargo que yo tenía, me respetaban, me saludaban con cariño; allí conocí a toda la alta sociedad de Caracas, uno de ellos el ex presidente de Venezuela Carlos Andrés Pérez, hombre encantador, Doña Blanca, una mujer carismática y cariñosa, a Jorge Olavarria, entre otros.
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Dolores Señaris Calviño,  allí de 15 años 1965.


Dolores Señaris con 15 años 1965

La señora Patricia, siempre se vestía de negro, elegantísima y todo le quedaba precioso después de ayudarla a ella, yo ayudaba a su esposo abrocharse el fajín del esmoquin, también ordenaba su ropa ¡Yo tenía que estar pendiente de todo! En poco tiempo, sabía el protocolo de una embajada y siempre terminaban felicitándome, pues no se me olvidaba ni un detalle, porque yo llevaba anotado en una agenda todo lo que tenía que hacer. La servidumbre debía estar vestida impecable, con uniformes negros con delantales blancos de encaje y un cintillo blanco en la cabeza con encaje para recoger el cabello, debían colocarse un ligero maquillaje, usar zapatos negros bien pulidos; los mesoneros perfectos, con pantalón negro, chaqueta blanca, pajarita negra, con guantes blancos y por último se chequeaba la mesa de los postres.Yo impecablemente vestida con mi traje de chaqueta azul marino, mi camisa blanca, maquillada ligeramente y muy bien peinada, era toda una anfitriona, a partir de ese momento siempre toda mi vida en mi casa, en mi mesa cuando recibo a mis amigos cuido esos detalles, para mi la mesa es sagrada, el solo hecho de sentarse alrededor de la mesa en familia y al sentarse todos ponen los pies debajo de la mesa en la misma posición y solo con eso ya es compartir en familia. En las fechas importantes uno se debe vestir para sentarse a la mesa, con sus mejores galas y saborear la exquisita comida. Eso le enseñé yo a mis hijos y así son ellos, fue un aprendizaje, para mi esto fue como si hubiera tomado un curso de protocolo y de hotelería, los cuales son largos y bien costosos y a mi no me costo nada la diferencia es que no me dieron un titulo.
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Según el protocolo así se debe ver arreglada una elegante mesa.


Una vajilla blanca de porcelana, con los cubiertos según la comida a servir, ya que los de carne son distintos a los del pescado, un mantel blanco de hilo con sus servilletas, y una buena cristalería son los clásicos utensilios para poner una mesa elegante.

Uno de estos días les comunicaron que la embajada había alquilado una casa más moderna, con piscina, que quedaba en Chula Vista, cerca de Colinas de Bello Monte; nos mudamos a esa casa que era espectacular, quedaba en una colina, tenía unos inmensos jardines, las habitaciones eran espectaculares, tenía 6 baños preciosos, los salones con una vista que se veía todo Caracas. La señora Patricia no quiso que yo me quedara en el piso de abajo con la servidumbre, así que ordenó a decorar un cuarto para mí, justo al lado de su habitación; lo decoraron todo rosado y blanco, yo no podía creer que era para mí ¿Cuánto me quería esta señora? ¿Cuánto la quería yo a ella? Creo que muchísimo.

El esposo de la Señora Patricia se fue 3 meses de viaje a los distintos países que él representaba y la Señora Patricia estuvo sola conmigo y me contaba las cosas de su vida cuando vivía en Gran Bretaña, por qué no tuvo hijos y lloraba desconsolada, me contó que no solo yo tenía una historia triste, la de ella también lo era, por eso se convirtió en alcohólica, por lo sola que se sentía y por tantas fiestas a las cuales tenía que asistir y poco a poco de alcohólica social, se convirtió en alcohólica total; tomaba todo el tiempo, unas veces mas que otras y lo que tomaba era Ginebra, a veces caminaba sin equilibrio, yo la cuidaba, cuando ella lloraba yo la abrazaba e iba y le preparaba una bandeja especial   con lo que a ella más le gustaba, le ponía flores para que se animara, para que comiera un poco porque no quería comer, si lograba que comiera mejoraba, si no pasaría más días acostada en estado de ebriedad.
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Cuarto alusivo al que me mando a decorar para mí la señora Patricia.


Cuarto alusivo al que me asignaron al lado de la habitación de la Señora Patricia.

Esta casa quedaba muy retirada de las Mercedes y para arriba no había transporte, para salir los domingos era muy difícil, así que Isidro habló con sus padres, les explicó que yo era su novia formal y entonces ellos me buscaban el domingo en la mañana y me devolvían a la casa el domingo en la noche. Papá no sabia nada, porque él se la pasaba jugando dominó y no veía a su alrededor, la relación con mi papá era horrible, yo le hacia sus cosas, pero él no me hablaba, ni siquiera el domingo yo comía, pues él siempre estaba jugando dominó y yo no sé que comía él, yo a fin de mes le entregaba la parte de mi sueldo, pero al mirarlo estaba espantosamente delgado, los ojos hundidos y muy enfermo, su úlcera estaba peor y algunos amigos me decían que de noche se quejaba de fuertes dolores.
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Mi papa Jesus Señaris Lens de 37 años en Caracas1965.


Así se veía mi papá con su enfermedad. En esta foto tenía 37 años. 

Ese domingo los padres de Isidro me fueron a buscar y estábamos en el mes de Mayo, justamente el día de las madres, cuando llegué mi papá dijo “Nos vamos al cementerio, con tu tío Lamas” cuando llegamos estábamos alrededor de la tumba de mamá, papá le había hecho una tumba muy bonita, con baldosas y tenia una capillita, una placa de mármol que decía “Recuerdo de su esposo e hijos” yo tenía la vista baja, pues siempre que iba lloraba mucho y entonces papá me dijo “Llora, llora. Mala hija, cuéntale a tu mamá lo que estas haciendo, estas de novia con un vago, para colmo ciego” esto era porque Isidro usaba lentes  y agregó  luego “y sabrá Dios que haces con él. No te da vergüenza, eres una mala hija.”
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
La tumba de mama en el cementerio General del sur en Caracas.


Imagen de la entrada al cementerio General del Sur en Caracas en 1964.

El Cementerio General del Sur es con 246 hectáreas el espacio para sepulturas más grande de la ciudad de Caracas. Fue fundado en 1876 por disposición del entonces presidente Antonio Guzmán Blanco, se localiza específicamente en el final de la avenida principal de El Cementerio con calle El Degredo en la Parroquia Santa Rosalía, al oeste del Municipio Libertador en el Área metropolitana de Caracas o Distrito Metropolitano de Caracas.


Una de las visitas en la tumba de mamá en el cementerio General del Sur en Caracas, allí mi primo José Gontan Calviño, mi papa Jesús Señaris Lens, mi persona Dolores Señaris Calviño, mi tío y sus dos hijas Carmen y Manola Nieto en 1964.

Mi tío Lamas, tenía la vista baja y estaba callado, mudo y yo seguía con la vista baja también y las lágrimas me corrían por la mejillas, sentía un gran dolor por todo lo que papá me estaba diciendo, yo que trabajaba lo mantenía, le lavaba la ropa, todo se lo dejaba listo en mi día libre, yo que nunca lo traicioné ni con el pensamiento, me respetaba tanto, porque mamá siempre estaba presente en mis pensamientos, ella me había enseñado unos principios que para mí eran sagrados, yo no había pasado con Isidro de agarrarnos las manos, pues él era especial conmigo y me respetaba mucho y sus padres eran encantadores conmigo, siempre me regalaban chocolates; el señor Luis era muy atento. Mi papá seguía hablando, pero yo estaba muda y no le contestaba nada, él seguía diciendo cosas y de repente me dijo “Tú eres una Puta” esa palabra retumbo en mis oídos como algo espantoso y toda la vida la he recordado, así fue el daño que me hizo aquellas palabras. Seguí callada, pero me arrodillé frente a la tumba de mamá, me tapé la cara, cerré los ojos y sentí la presencia de mamá que me decía “Cálmate mi niña. No le hagas caso, ya tu sabes cómo es él” y me llegó el aroma de mi mamá, sentí que me abrazaba; me puse de pie, mis lágrimas se habían secado, di media vuelta y en silencio me alejé de allí, mi tío me siguió, me acompañó a la casa y se puso hablar conmigo, me dijo que Isidro había hablado con él, que él me quería para bien, que no le hiciera caso a papá que siguiera siendo su novia que él me apoyaba. Cuando mi tío y yo estábamos hablando llegó papá y se sentó en la mesa con nosotros y siguió con lo mismo; yo callada con la vista abajo, escuchaba todo lo que me decía, me repetía lo mismo, pero yo nada, así que viendo que no le contestaba buscó algo peor y me dijo “Yo sé que yo no te importo, te importa más ese tipo. Me quieres dejar solo, pero sabes yo me voy a conseguir una mujer y me voy a casar y te voy a dejar sola” yo ahí le respondí “Eso a mí no me importa” y él me respondió “Es que tú no sabes que voy hacer. Este baúl que tú tienes ahí como una reliquia, con las cosas de tu mamá. Se lo voy a regalar a la nueva mujer que voy a tener.” Yo no entiendo que fue lo que me paso, me paré de un golpe, los ojos se me nublaron de ira fue como si alguien me pinchara; me abalance sobre él y lo agarré por la pechera con una fuerza desconocida por mí, le puse los puños en la cara y le dije “Antes de tocar algo de mi madre, tendrás que matarme a mí, pues lo de mi madre es sagrado y nadie que no sea yo lo toca.” Papá quedó tan sorprendido que no se movió, yo vi su mirada, reflejaba miedo, pero de pronto reaccionó y me metió un puño tan fuerte que me reventó los labios y empecé a sangrar, yo me lleve la mano a la boca y lo miré fijamente con todo el odio que sentía en ese momento, di media vuelta, me encerré en mi cuartico y le puse el candado por dentro; lloré mucho pero él no me escucho, pasé la noche despierta, sentía la boca hinchada, el labio no paraba de sangrar y tenía un fuerte hematoma, así que me paré a las 5 de la mañana para que nadie me viera y cuando llegué a la puerta de la calle allí estaba Isidro esperándome, lo abracé y él me dijo “Ya lo sé todo y a tu papá lo voy a caer a golpes, pues él no te volverá a tocar. Te lo prometo.” Me llevo a mi trabajo y al llegar me dijo “Voy hablar con mis padres y el próximo domingo, iremos hablar con tu papá. Le voy a pedir tu mano, para que en un tiempo prudencial después de conocernos un poco más, nos casemos.” Yo pensé ¿Casarnos? No lo había pensado nunca, pero bueno ¿Por qué no? Así tendría a alguien conmigo, además Isidro me encantaba y lo quería mucho. Al llegar a la casa la señora Patricia se horrorizó de verme, me curó, me aconsejó y me pidió que ella quería conocer a Isidro para hablar con él. 
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Dolores Señaris Calviño,autora del blog, allí con 15 años 1965.


Dolores Señaris Calviño,

Para mi escribir esta parte de mi vida no ha sido fácil pues como han pasado tantos años lo tengo guardado en mi corazón, pero escribirlo de nuevo es vivirlo tal cual y llore tanto como al momento de vivirlo espero que a los lectores les deje una enseñanza, pero de esta forma se comportaban algunos padres con sus hijos, hoy en día analizando el comportamiento de mi papa me doy cuenta que él lo que tenía eran celos de Isidro, y mucho miedo a quedarse solo, hoy lo entiendo no era la manera pero era la única que él conocía, hoy en día yo ya lo perdone y comprendo todo lo que el sufrió solo deseo que allá en el cielo tenga mucha paz. 
------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Nota: Para conocer mas de todo lo que realizamos en Internetaquí tienen el link de cada una de las paginas, solo haz click en cada una de ellas y aparecerá la información. Se reservan los derechos de autor. Gracias por seguirnos. 
------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Facebook
Instagram: @doloressenaris
Instagram: @solaenamerica
Instagram: @publividas
Instagram: @fvidaslamilagrosa
Página Publi Vidas
fundacionvidaslamilagrosa@hotmail.com


Teléfono de la Fundación +058 212 944 4339
--

3 comentarios:

  1. Es increible lo que se puede leer aqui y pensar que hoy todavía existen estos seres.El tener unas dolencias no justifican la agresión a una persona menos aún de su propia sangre y ayudándole a superar las vicisitudes de la vida.
    La valentía como la autora cuenta la historia vivida, nos deja la expectativa que en los próximos capítulos leeremos otros hechos significantes y que por ser tan reales le dan mucho mérito a la obra, como yo la considero.
    Adelante Loly, no desmayes que todo va por muy buen sendero. Exitos.

    ResponderEliminar
  2. El anónimo anterior es de Leopoldo Santos para que pudiera publicar.

    ResponderEliminar
  3. Yo personalmente creo que cualquier agresión física o psicológica es nefasta para la persona que la sufre. Una conlleva miedo físico, la otra conlleva que la persona maltratada psicológicamente, pierde seguridad en sí misma. Entre una bofetada en un mal momento y que te estén diciendo toda la vida, cállate la boca que tú de eso no sabes nada, eres una/un ignorante, como si quienes utilizan esas palabras fuesen catedráticos, demuestra a mi parecer que no soy psicóloga/o el sentirse inferior a la otra persona a quien intenta humillar, y que suele ser siempre públicamente. Los malos tratos físicos en la intimidad sobre todo en los dormitorios, los psicológicos en público, y así tenemos a la mujer/hombre perfecta/o, que no puede abrir la boca en público y en privado es la criada/o.
    Por desgracia a día de hoy sigue existiendo ese mundo. En público una cosa en privado otra.
    No sé que es peor, pero entre dar una bofetada en un mal momento, o que te humillen continuamente en público psicológicamente, creo que elijo la primera. Aunque no debería elegirse ninguna de las dos.

    Pero por desgracia los malos tratos físicos y psicológicos siguen existiendo a día y en los hogares más insospechados, y no hay distinción de clases. Bueno si uno lo hacen a lo bruto y los otros a lo fino, pero siguen siendo igual malos tratos y creando una total y absoluta inseguidad en quien los sufre.

    ResponderEliminar