viernes, 3 de mayo de 2013

CAPÍTULO VEINTE

Capitulo editado en Mayo del 2013 en Caracas Venezuela.


Esta fotografía fue tomada en 1975, cuando  tenía 25 años.

A todos los lectores, les quiero dar las gracias porque cada día son más y más los países que están siguiendo este blog, gracias a ustedes, este blog ha tenido un éxito tan grande. Después del capítulo anterior que no escribimos historia por hacer una recopilación de la campaña electoral y dejar un testimonio de lo creativos que somos los venezolanos, allí bellisimas fotografías, empezamos este capítulo con dos fotografías de cuando la autora del blog tenía 25 y 28 años.


Esta fotografía fue tomada en 1978, en el estudio de mi casa ¿Qué piensan ustedes?, según el relato que les estoy haciendo, mi esposo me gritó que estaba vieja y fea, si ustedes opinan diferente, déjenme un comentario para compartir ideas.
 ------------------------------------------------------------------------------------------------------------------ 
Continuamos con la historia: Antes de irme, la compañía mandó una nueva encargada que yo conocía, pues fuimos compañeras en la joyería Oriluz, ella trabajaba en la sucursal que se llamaba Orly y era la asistente de la encargada, era española y una buena empleada, como venía de la misma escuela del señor Chocrón, el señor Panadés estaba contento ya que se la habían recomendado muy bien. Ella se llamaba Pily y era madre soltera de dos morochas, y a pesar de ser muy joven tenía grandes responsabilidades económicas, y el hacer este cambio de trabajo era excelente para ella, pues de vendedora estaba pasando a encargada y con un sueldo como el que yo tenía, que ella nunca se hubiera imaginado ganar, pero a veces las personas no están preparadas para asumir ciertos cargos. El trabajar en Sears era magnífico, pero se le subió a la cabeza y cometió errores irreparables. Yo la instruí varios días, le presenté a los mejores clientes, a todos los ejecutivos de Sears e hice inventario de todo lo que había en la joyería antes de ella venir, sobre todo las gavetas de las reparaciones, tanto de relojes como de prendas que llevaban los clientes para que se lo reparáramos, pero a veces las dejaban mucho tiempo, hasta años, pero había que guardarlas mínimo cinco años.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------ 
Distintas fotografías de nuestro hijo Isidro José, con el hijo de mi comadre Daniel  Gómez  Mistaje.


Isidro José con sus amigos compañeros en la Voces Blancas de Venezuela.


Isidro José con sus amigos compañeros en la Voces Blancas de Venezuela.


Isidro Jos.e con Daniel Gómez Mistaje.


Isidro Jos.e con Daniel Gómez Mistaje.

En las dos fotos de arriba, Isidro José en el cumpleaños de un amiguito con sus compañeros de las voces blancas; en la primera de abajo, en el parque del este con el hijo de mi comadre Emira Mistaje, Daniel Gómez Mistaje; y en la de al lado, en el cumpleaños de Dani

Yo le mandé los originales a la empresa, al administrador, el señor Alba, y yo me quedé con las copias, pero yo sabía exactamente y conocía todo lo que allí se quedaba.

La empresa estaba acostumbrada que en mis ocho años de trabajo venían muy poco a chequear la tienda, pues yo la llevaba como si fuera mía. Esta tienda de las veinte concesiones que tenía Interjoy, dentro de las tiendas Sears, era la número uno en ventas de acuerdo a su porcentaje. La que mejor decoración tenía, la mejor atendida y por esto, los representantes de los relojes Omega Salvador Cupello, me regalaron un reloj Omega modelo Dinamic.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------ 
Isidro Montoto López de 28 años y Dolores Señaris Calviño de 24.


Isidro Montoto López de 28 años y Dolores Señaris Calviño de 24.

Los ejecutivos de Sears me hicieron una despedida y un reconocimiento como la mejor jefa de división. El señor Panadés y su empresa fueron parte de mi vida durante estos ocho años, y a partir de allí una vez a la semana yo iba a Sears y pasaba por la tienda y con mi mirada chequeaba todo y fue allí donde me fui dando cuenta que Pily se ponía los relojes que yo había dejado en las gavetas  pertenecientes a los clientes que no habían ido a buscarlos. En una oportunidad, la encontré con una manta de prendas atendiendo a los clientes, me pareció tan extraño, pues allí todo estaba en las bandejas. Me puse a seguirla y me dí cuenta que ella tenía sus propias prendas para vendar dentro de la joyería...
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------ 
Isidro Montoto López, y Dolores Señaris Calviño.


Isidro y Dolores.

Supe que se compró un carro, empezó a vestirse muy bien, era otra Pily y también supe que montó una mini-tienda de joyería y reparaciones de joyería en el centro comercial Concresa, y tenía una vendedora que atendía la mini-tienda que no me conocía a mi, así que fui a llevar una reparación y cual sería mi sorpresa que los sobres que utilizaban para las reparaciones eran los de Sears, pero con un marcador le borraban el nombre, más no el serial. Esto para mi fue alarmante y me dirigí al joyero que era mi amigo y que siempre le había trabajado a Sears y consigo allí los sobres en la misma situación, le pregunto a Paco qué significaba eso y él me respondió: "Yo no sé nada", lo miré fijamente y le dije: "Todos estos sobres tienen el serial continuo, y todos son cargados a la factura de Interjoy". Paco bajó la cabeza y me dijo que sí; yo le dije: "Tú sabes que están robando a la empresa que paga las reparaciones de dos tiendas, una que no es de ellos, sino de Pily. Paco me dijo: "No me metas en problemas", yo le dije: "No te preocupes, yo sé como hacer las cosas".
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------ 
Distintas fotografías de Isidro José, en distintos cumpleaños de sus amiguitos.


Isidro José y Daniel Gómez Mistaje.


Isidro José  listo para tumbar la piñata.


 Isidro José con sus amigos en uno de los cumpleaños.


Isidro José con sus amigos en uno de los cumpleaños.

En este relato habían pasado dos años y Pily haciendo todo esto, y la empresa no se había dado cuenta, pero después que yo abrí mi tienda en La Boyera me di cuenta cuanto costaba mantener un negocio y Paco seguía siendo también mi joyero, y un día de esos dije "No más, yo no puedo permitir que se aprovechen de la confianza que le dio el señor Panadés".

 Así que estábamos en el mes de Octubre de 1978, ya Pily tenía casi dos años allí, yo decidí llamar al señor Panadés y le pedí una cita para hablar con él, no me la dio  pues el pensó que yo le iba a pedir algún favor de nuevo, así que decidí escribirle una carta y contarle todo lo que yo había investigado y que él hiciera lo mismo, que llevara una reparación a Concresa, que esperara que Paco pasara la factura y allí vería reflejado el número del recibo de su reparación que había llevado a la tienda del Concresa. Yo misma llevé la carta a la oficina de Bello Monte y se la entregué cerrada al  señor Alba, dirigida al señor Panadés. No me contestaron nada, no me llamaron, era como si no hubiera pasado nada, yo me sentía muy mal, pues pensaba que había quedado como una chismosa y a ellos no les interesaba saber la verdad.


Dolores Señaris Calviño de 20 años.

Después del 24 de Diciembre pasé por la tienda y me contaron que el señor Panadés había hecho una fiesta de navidad en su casa para todos los empleados y que había premiado a Pily como una de las mejores encargadas, esto me dio una tristeza, pero no hice más nada. El 15 de Enero me llama Paco y me dice: "Pillaron a Pily, fue la policía, le comprobaron todo lo que yo les había dicho, y la niña había hecho un desfalco a la empresa por más de 300 mil bolívares, que era mucho dinero. Encontraron mantas y mantas de ella en las gavetas de la joyería, la iban a meter presa pero llegaron a un acuerdo que renunciara y todas sus prestaciones, todos sus bonos quedaron para esta deuda. A mi me entró un fresquito, pues yo amaba esta tienda y le debía mucho al señor Panadés, y con esto le devolví un poco de lo mucho que el me había dado. El señor Panadés nunca me llamó, pero a mi tienda en La Boyera llegó un día el señor Sierra, socio del señor Panadés, y me vino a dar las gracias, y aunque él y yo nunca nos habíamos llevado bien, nos dimos un abrazo y yo pensé: "Misión cumplida".

No supe mas de ellos, pues las tiendas Sears en el año 83 se fueron de Venezuela, y por ende se acabaron todas las concesiones, supe que el señor Rafael Panadés le había dado un infarto y estaba retirado en su casa de la playa y se dedicaba a pintar, pasaron unos años y un día estaba leyendo el periódico y vi el anuncio de su entierro, murió en 1996. Al ver esta noticia las lágrimas vinieron a mis ojos y elevé una oración, le pedí a Dios le diera la paz eterna. Yo al señor Panadés nunca lo olvidaré, pues fue muy importante en mi desarrollo comercial y gracias a él yo pude comprar mi casa, y eso solo se puede pagar con gratitud.

Al retirarme del trabajo, Isidro José y Marina tuvieron un grave problema, se cayeron a golpes y destruyeron la mitad de la sala, por lo tanto despedí a Marina después de ocho años en mi casa, así que me hice cargo de todo. A la semana la casa se me caía encima, mi hijo era mi enemigo, como yo le ponía normas, me gritaba que me fuera a trabajar, que él quería estar con Marina y con su papá. Isidro papá estaba insoportable, había cambiado tanto que él y yo éramos dos extraños, yo no lo entendía, estaba muy agresivo, se quedaba viendo la televisión hasta muy tarde, ya no éramos pareja, parecíamos enemigos y me dí cuenta que de pronto Isidro comenzó a hacer ejercicio en mi bicicleta de ejercicios, al verlo me dio risa, pues él jamás ha hecho nada de ejercicio, pero pensé que de pronto había pensado en lo mucho que fumaba, tenía tos y se cansaba, pero él nunca me hacía caso, en esa casa la que siempre hacía ejercicio era yo, además de dietas y caminar, pero siempre sola, así que me pareció bien que el empezara alguna vez.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------ 
Los 32 años de Isidro Montoto López.


Isidro con nuestro hijo Isidro José.


Isidro y su socio Benito.


Mi persona Dolores cantando cumpleaños.


La chica de la izquierda que casi no se ve es Sione, mi persona Dolores e Isidro haciéndole cariños a nuestro hijo Isidro José.


A la izquierda Benito, Pepe, e Isidro.


Distintas fotos de Isidro Montoto López, con nuestros amigos en su cumpleaños número 32.

Estábamos al 15 de Junio de 1978 e Isidro cumplía años el día 27 de Junio, así que para mejorar nuestra relación le preparé un cumpleaños sorpresa e invité a nuestros amigos, a su socio Benito y a las dos secretarias, a Mary y a Siony. Mary vino con su esposo, y Siony con un amigo. A Isidro le molestó muchísimo que yo le haya dado esa sorpresa, estaba tenso, en la reunión nunca se acercó a mi, ni permitió que yo me acercara. Mary, que era mi amiga, estaba extraña, tenía cara de brava, y había un cruce de miradas entre Mary, Siony, Benito e Isidro. Nadie se movía de su asiento y estaban nerviosos, así que temprano piqué la torta, y al ir a la mesa a cantar cumpleaños, yo me puse de un lado de Isidro y del otro lado se puso Siony. Isidro estaba muy nervioso y me abrazó a la fuerza, yo me sentía terrible. Cuando todos se fueron, Isidro me dijo que esa fuera la última vez que le preparara algo de sorpresa, que la había pasado muy mal y que yo era una niña tonta, boba y sentimental. Yo me metí en el cuarto y no entendía nada, pero esto me hacía mucho daño, pareciera que Isidro me odiara, la casa se me caía encima, así que decidí buscar una chica nueva que me atendiera la casa para yo poder trabajar.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------ 
Distintas fotografías de Isidro José. 


Isidro José.


Isidro José. 


Isidro José.


Isidro José


Isidro José.


Isidro José con su papa.

Yo conocía un cliente de la joyería de Sears que me había dicho que si alguna vez quería trabajar lo buscara, él tenía una oficina de decoración y era un hombre bien parecido, como de 35 años y se acababa de divorciar, su esposa era clienta mía, y aparentemente eran muy felices, pero me sorprendí cuando supe que se habían separado. Él siempre me había tratado de una forma muy especial, yo nunca había notado nada, pues siempre me dediqué a mi hogar, a luchar y nada más, yo tenía 28 años, era una pava, me vestía muy bien y tenía un carro, un Mercedes Benz modelo 280 tiburón, color vinotinto, con la tapicería toda de cuero, era hermoso, y había sido un regalo que Isidro me hizo entregando mi otro carro. yo tenía muchas prendas, pues siempre había trabajado en joyerías, y me las ponía todas, pues en ese tiempo se podían usar, no habían tantos ladrones. Así que cuando llegue a donde Roberto a pedirle trabajo sólo medio día, él se me quedó viendo y me dijo: "En realidad, qué te puedo yo ofrecer de sueldo o comisión, pues tú lo tienes todo", yo le dije: "Yo lo que quiero es hacer algo", me senté y empezamos a hablar. Primero el de su problema matrimonial y esto me dio pie a mi para yo relajarme y contarle lo que me pasaba. Al terminar, el se rió, me miró y me dijo: "Yo sabía que te pasaba eso, pues tú y tu esposo no son pareja", yo nunca había pensado en eso, yo solo pensaba que él era el padre de mi hijo y nos habíamos casado para toda la vida y pasara lo que pasara siempre estaríamos juntos. Me fui para mi casa pensando en las palabras de Roberto y empecé a fijarme un poco más en Isidro, y noté que me gritaba, que no me soportaba, siempre tenía mala cara, a mi no me gustaba como me hablaba, era tan distinto, era otra persona. 

Empecé a trabajar solo medio día, a comisión de los trabajos que lograba. Roberto me trataba como una reina, era delicado, amable, todo un caballero, estaba pendiente si yo había desayunado y empezamos a salir juntos a ver todos los proyectos. Ya yo me estaba acostumbrando a su forma de ser conmigo, era tan caballero, tan especial, en cambio Isidro me trataba tan mal y era tan agresivo y poco delicado. Un día de esos estaba tan estresada que llegué a la oficina y me puse a llorar, Roberto mandó a buscar un café y me dijo: "cálmate, cuéntame", cuando yo terminé de contarle se me quedó mirando y me dijo: ¿Tú no crees que tu esposo tiene otra mujer?. Yo me reí y le dije: "¿Isidro? ¡No!, él no es capaz de hacerme eso, yo confío totalmente en él como él confía en mi", a mi jamás se me hubiera pasado por la cabeza traicionarlo, pues para mi esos valores, además de habérmelos enseñado mi madre, yo los había creado sola, pero a partir de ese día empecé a observar. Isidro en su oficina tenía dos secretarias: Mary, casada, mi amiga y tenía mucho tiempo trabajando allí; y Siony, una catira, hija de italianos, tenía 20 años y tenía un año trabajando en la oficina. Uno de esos días yo me acerqué a la oficina de Isidro que quedaba en el edificio Normandí, en San Bernardino, y los encontré a los dos en la cafetería, cuando me vieron se pusieron rojos y nerviosos, pero yo no le di importancia. Ese fin de semana viene Isidro y me dice que él se va a Margarita con Benito, pues van a hacer un negocio, yo le creí, pues él nunca había hecho esto, pero a mi no me pareció extraño. Yo en las tardes seguía llevando a Isidro José a las Voces Blancas y las señoras me hacían encargos de joyas para que Paco me las hiciera. Yo le había hecho un encargo a Paco y lo llamé para preguntarle si ya estaba listo, y Paco me dice: "No, no te lo pude terminar, pero lo que sí terminé fue lo que me encargó Isidro", a mi me tomó por sorpresa, me callé un segundo y de pronto le dije a Paco: "Ah si, eso es un regalo que vamos a hacer juntos, pero no sabíamos que era lo que íbamos a hacer, ¿que fue lo que te encargó por fin?", y Paco dice: "Una letra en forma de dije llena de brillantes, yo le digo: "¡Ah si claro!, ¿y qué letra es?, y él dice: "una S". Al colgar el teléfono a mi mente vino la imagen de Siony, llamo a la oficina y me dicen: "Ella está en Margarita", y yo pregunto: "Y el señor Benito?", a lo que me responden: "Él se fue a almorzar". Yo me quedé muda, no podía creer lo que estaba pensando, no era posible que Isidro me engañara de esa forma, yo le había dedicado toda mi vida, lo había convertido en el ejecutivo que era, no podía ser, la vista se me nubló, el pecho me dolía y sentía una gran tristeza, una gran soledad, me senté en el piso pegada a la pared y allí me quedé horas llorando. Isidro José ya estaba durmiendo, la casa esta a semi-oscuras, yo sentía que se me caía encima, y pensé, ¿Qué voy a hacer?, pues yo era sola, no tenía ningún familiar cercano, había dejado mi trabajo, había despedido a Marina, así pase viernes, sábado y domingo en la mañana. Al mediodía llegó Isidro en silencio, sin darme explicaciones, dejó todas las cosas en el cuarto y se fue a casa de sus padres, pasó la tarde allá. Yo estuve toda la tarde sentada en el piso del estudio esperando que él llegara. Llegó a las 9 de la noche. Isidro José estaba durmiendo, a penas lo vi le dije: "¿Por qué me engañaste?, si yo te he dado todo, solo viví para este hogar, y aunque no era totalmente feliz, yo nunca te hubiera traicionado", y empecé a llorar. Isidro se puso como una fiera y empezó a decirme cosas horribles que yo nunca me hubiera imaginado, no sabía que él llevara todo aquel reconcomio guardado hacia mi. Me miraba con los ojos salidos de la rabia, me dijo: "Mírate, tú eres una estúpida sentimental, eres una niña que solo vives en estas cuatro paredes, allá afuera hay otro mundo, asómate por la ventana y mira hacia él. Yo lo miraba, estaba sentada en el piso y le dije´: "Yo conozco el mundo que tú me enseñaste, y ahora me traicionas con tu secretaria", y él gritó: "No la nombres, pues esa sí es una mujer, tú no te puedes comparar con ella, tu eres vieja, anticuada, no eres buena esposa, estoy harto de ti , aquel hombre me acababa de hundir en la más profunda desesperación, no podía hacerme tanto daño, yo lo miraba, las lágrimas me corrían por las mejillas, pero no podía pararme del piso de la impresión  Me fui parando poco a poco y retrocediendo hasta que llegué al cuarto, cerré la puerta, lloré horas y me quedé dormida. En la mañana me di cuenta que Isidro durmió en el estudio, yo no salí del cuarto, Isidro se llevó al niño al colegio, teníamos una muchacha de servicio nueva, ella se acercó al cuarto, el cual estaba a oscuras, me dijo: ¿Señora, quiere algo?, yo no quería nada, solo morirme, me sentía que no valía nada, tenía una depresión espantosa que me duró tres días, sin salir del cuarto, a oscuras, sin ver al niño, sin comer, no quería ver a Isidro, lo odiaba, porque me había hecho tanto daño, a mi mente venía todo lo que yo había pasado en mi adolescencia, era tan doloroso el recordarlo y volverlo a vivir, que no sabía qué iba a ser de mi. Al tercer día me llamó por teléfono Roberto, me paré y lo atendí, y le dije: "Roberto, tu tenías razón, es verdad, tenía otra mujer", el dijo: "Yo sabía, vístete y ven a la oficina y hablamos", colgué el teléfono y me miré al espejo, estaba horrible, los ojos hinchados, toda destartalada, y pensé: "Bueno, Isidro dice que yo no sirvo, pues yo le voy a demostrar que no es verdad", me vestí, me fui a la peluquería, me corté el pelo, me hice mechas, cuando terminé parecía otra.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------ 
Dolores Señaris Calviño.


Miren el cambio que me hice, me puse mechas en el pelo, ¿les parece, amigos lectores que estoy tan vieja y fea como me dijo Isidro?. Observen que tengo puesto el reloj Omega Dinamic que me gané como la mejor encargada de las tiendas Sears, Dolores Señaris Calviño.


Dolores Señaris Calviño.

Me fui a la oficina y allí estaba Roberto, cuando me vio me dio un abrazo y lloré en su hombro, me mandó a pedir un café y nos pusimos a hablar, aquel hombre me dijo tantas cosas, que yo era muy joven, tenía 28 años, era linda, que eso pasaba, que habían otros hombres a los cuales yo les gustaba, que saliera adelante y contara con él, y me invitó en un negocio que quedaba pegado a la oficina a tomar una cerveza , yo acepté, y me sentía rara, sentía que estaba haciendo algo muy malo, pensaba en mi hijo, en la gente, si alguien me veía en esa barra, qué pensarían de mi?, eran tantos complejos que podían más que yo misma, me despedí y me fui a mi casa. Isidro ya había llegado, y se sorprendió de ver el cambio físico, además de ser las 9 de la noche, y me dijo: ¿Dónde estabas tú?, y le dije: "Haciendo lo mismo que tú, trabajando", "¿A esta hora?, con quien?", y le dije: "Con Roberto", él dijo: "Tú le gustas a ese tipo, él siempre ha estado enamorado de ti", yo me reí y le dije: "Pero a ti no te importa, según tú no sirvo para nada", di media vuelta y me metí en el cuarto. A partir de allí pasaron 15 días y todo seguía igual. Uno de esos días estoy en la oficina con Roberto y cuando ya nos íbamos, él me empujó contra la pared y me dio un beso, me sorprendió tanto que me quedé muda viéndolo, y me dijo: "Yo estoy enamorado de ti desde que trabajabas en Sears, lo que pasa es que tú eres ciega y no ves nada más que lo que tú sientes", yo le dije: "Roberto, yo soy una mujer casada y me acabas de faltar el respeto, y rompiste nuestra amistad, no voy a venir más a tu oficina", di media vuelta y me fui. En el camino, pensé en aquel beso, que era el primero que recibía en mi vida después de mi esposo, y me di cuenta que no me desagradó, en el fondo, me alagaba. Roberto era un hombre bello, fino, educado, delicado, de signo libra, era alto, se vestía muy bien, era todo un galán. Llegué a mi casa y me sentía mal, al día siguiente no fui a la oficina, pero Roberto llamó y me dijo: "Discúlpame, no volverá a pasar, pero no dejes de venir", yo pensé: "La verdad, yo me siento bien allí, y aquí se me cae la casa encima, volví, y a partir de allí Roberto era más atento conmigo, se fijaba en cualquier detalle, hablábamos mucho, yo le decía que si me divorciaba qué iba a hacer, pues yo no tenía un trabajo fijo y no tenía nada, a lo que Roberto me dijo: ¿Y si tú y yo montáramos una joyería y tú la trabajas? no me pareció mala la idea y le dije: "Yo no tengo capital", él dijo: "Yo lo pongo y luego tú me lo pagas", es esos días nos salieron varios contratos grandes, y eso ameritaba estar mucho tiempo juntos. Isidro empezó a llegar mas temprano y se preocupaba por mi, y me dijo que no quería que trabajara mas con Roberto, porque el me estaba enamorando. Me di cuenta que estaba celoso. A los pocos días, Roberto me dijo: "Vamos a ver unos locales en La Boyera, en un centro comercial que abrieron, se llama La Aldea Suiza, en el tercer piso del centro comercial Los Pinos". Fuimos y eran bellísimos, eran unas mini-tiendas, y la inversión no era mucha, así que quedamos en que la íbamos a montar, pero yo iba a hablar con Isidro y lo presionaría para ver que quería él, así fue, cuando llegué le dije: "Bueno, quiero que te vayas de la casa, yo voy a montar un negocio donde Roberto va a poner el capital", Isidro se puso como un energúmeno, "quien me dijo a mi que el se iba a ir de su casa, yo era su esposa y el que estaba ahí era su hijo y yo no iba a montar ningún negocio con nadie", me dijo, y yo le pregunté: ¿Pero qué quieres tú? y él me respondió: "A ti, perdóname, yo me equivoqué, yo quiero mi hogar, a tí, a mi hijo, todo se terminó con Siony", yo le dije: "Muy bien, demuéstramelo, bótala de la oficina", él me dijo: "No puedo, esto le costaría mucho a la compañía" yo le respondí: "Entonces no hay trato, tú la botas y me montas el negocio, si no es así, lo monto con Roberto", di media vuelta y me fui al cuarto, se quedó en la mitad de la sala con la boca abierta mirándome, y seguramente pensó: ¿Esta es la mujer a la que yo le dije que no servía y ahora me doy cuenta que la voy a perder?, pienso que esto le dio mucho miedo, pues desde ese momento cambió conmigo totalmente, y me dijo: "Yo busco la plata y te monto el negocio, boto a Siony, pero tú no trabajas más con ese tipo", yo lo miré fijamente y le dije: ¿Estás seguro que eso es lo que quieres?, y me respondió: "Sí", le dije: "Bueno, trato hecho, tú me cumples y yo te cumplo".

En menos de una semana botó a Siony y ya el local estaba alquilado para montar la joyería, estábamos en Septiembre de 1978.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------ 
Fundación Vidas I.J.M. La Milagrosa les comparte esta importante Información médica.


Dolores Señaris Calviño en un evento de salud que organizo nuestra Fundación.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------ 
El peligro de las bebidas energizantes:


El peligro de las bebidas energizantes: te pueden dar "alas" en el cementerio. 

La falta de investigación y regulación asociadas con las bebidas energizantes, junto con informes de la toxicidad y el alto consumo de éstas, puede resultar en consecuencias potencialmente peligrosas para la salud en los niños, adolescentes y adultos jóvenes, según una revisión de la literatura científica publicada en la revista Pediatrics en su número correspondiente a marzo 2011, realizado por Sara M. Seifert y sus colegas del Departamento de Pediatría y del Programa de Medicina Integral Pediátrica de la Escuela de Medicina Leonard M. Miller de la Universidad de Miami en Florida.

Las bebidas energizantes son bebidas que contienen cafeína, taurina, vitaminas, suplementos herbales y azúcar o edulcorantes y son mercadeados para aumentar la energía, perder peso, resistencia, rendimiento atlético y concentración y son consumidas regularmente por 30% a 50% de los niños, adolescentes y adultos jóvenes. Están disponibles en >140 países y son las de mayor crecimiento en el mercado de bebidas en los Estados Unidos, esperándose para el 2011 que lleguen a vender $ 9 billones.

Aunque las personas sanas pueden tolerar la cafeína en cantidades moderadas, el alto consumo de cafeína, tal como el que suministran las bebidas energizantes, ha sido asociado con serias consecuencias, tales como convulsiones, manía, accidentes cerebro-vasculares y muerte súbita. Existen numerosos reportes en los medios populares, así como en las publicaciones médicas que asocian tales eventos adversos con el consumo de dichas bebidas.

Los niños, especialmente aquellos con enfermedad cardiovascular, renal o hepática, con convulsiones, diabetes, hipertiroidismo o con trastornos del comportamiento o los que toman ciertos medicamentos pueden estar en mayor riesgo de presentar eventos adversos por su consumo.

Las bebidas energizantes pueden contener entre 75 y 400 mg de cafeína por envase, con cantidades adicionales de cafeína no incluida en la lista total, a menudo procedente de aditivos tales como guaraná, nuez de cola, yerba mate y cacao.

La Guaraná es una planta que contiene cafeína, teobromina y teofilina, sustancias que pueden aumentar la frecuencia y la fuerza de los latidos del corazón. Cada gramo de Guaraná puede contener entre 40 a 80 mg de cafeína con una potencialmente mayor vida media debido a interacciones con otros componentes de la planta, por lo que el usuario estará más tiempo expuesto a sus efectos (la vida media de una droga es el tiempo que tarda en metabolizarse a la mitad de la cantidad ingerida).

Fisiológicamente la cafeína causa vasoconstricción coronaria y cerebral, relajación del músculo liso, estimulación de la musculatura esquelética, efectos inotrópicos (aumenta la fuerza contráctil del corazón) y reduce la sensibilidad a la insulina. Entre sus efectos cardiovasculares se incluyen una disminución de la frecuencia cardíaca por estimulación vagal e incremento de la presión sanguínea, pudiendo incluso ocasionar crisis hipertensivas.

Aunque los centros de EE.UU. para intoxicaciones sólo recientemente han comenzado el seguimiento de la toxicidad de las bebidas energizantes, Alemania, Australia y Nueva Zelanda han reportado numerosos resultados adversos asociados con su consumo. Estos incluyen daño hepático, insuficiencia renal, trastornos respiratorios, agitación, confusión, convulsiones, trastornos psicóticos, náuseas, vómitos, dolor abdominal, rabdomiolisis, taquicardia, arritmias cardíacas, hipertensión, infarto de miocardio, insuficiencia cardíaca y muerte.

Con respecto a las combinaciones, la cafeína y la taurina combinadas pueden inicialmente disminuir la frecuencia cardíaca y luego de 1 hora retornar a lo normal, manteniéndose alta la presión arterial. Otros estudios han sugerido que la exposición a taurina a largo plazo hipoglicemia, aunque con un bajo riesgo de cardiopatía isquémica.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------ 
Dolores Señaris Calviño, autora del blog


Dolores Señaris Calviño
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------ 
Nota: para saber más de todo lo que realizamos en Internet, aquí tienen los Link de cada una de las páginas solo haz clic en cada una de ellas y aparecerá la información. Se reservan los derechos de autor. Gracias por seguirnos.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------ 
Facebook
fundacionvidaslamilagrosa@hotmail.com

Teléfono de la Fundación +058 212 944 4339

1 comentario:

  1. El capítulo entra nuevamente en la vida de la autora con un nuevo acontecimiento embuído en la sombra de la ofensa y del resentimiento. Respondiendo a la pregunta que hace en las fotos iniciales lo hago con un dicho popular que dice que " No hay mujer fea" menos aún en la edad de los 20...30 años cuando se está en la flor de la vida además por los datos de su biografía y fotos de sus álbumes es imposible creer en las injurias del sr. Isidro, quien mas adelante en el tiempo demostró su debilidad dejando una herida en la autora difícil de borrar.
    En el capítulo se perfila la continuación de estos acontecimientos que indudablemente afectarán la vida de la autora amenazándola de quedar Sola en América. Desenlace en los próximos capítulos. Mucho éxito para la autora..........

    ResponderEliminar