miércoles, 23 de enero de 2013

CAPITULO ONCE

La autora de este blog Dolores Señaris Calviño, en los años 1968 en Caracas Venezuela.



Dolores Señaris Calviño con 18 años, asistiendo a la boda de su primo Manolo Nieto, en esa época en Caracas para asistir a una boda nos vestíamos así de elegantes.


Mensaje de reflexión.
 -----------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Después de aquellos 3 días nos fuimos a la habitación donde habían vivido mi mamá y mi papá, papá nos la dejó y él se mudó en la misma casa para el piso de abajo. Pasaron muchos días buscando trabajo los dos y ninguno conseguía y los recursos se estaban acabando; yo compraba todos los días el periódico y leía los avisos de trabajo, uno de esos días veo uno que decía “Se solicita matrimonio. El para chofer y ella para coser” esto era ideal y lo fuimos a ver, cuando llegamos era una mansión en Valle Arriba; una familia riquísima de la sociedad Caraqueña.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------ 
La quinta de esta familia imagen alusiva.



Casa alusiva a la de la familia donde trabajamos Isidro y mi persona Dolores.

La señora  de la casa que se llamaba Finita nos entrevistó, yo llevé mi diploma de alta costura y mi libro de tesis. La señora estaba fascinada con lo que yo le presenté, pues ellos tenían 5 hijas de diferentes edades y un hijo. Todos las hijos eran Alicia de 8 años, Rafael de 10 años, Graciela de 14 años, Fina de 21 años, Morela de 24 años y Ana Cristina de 28 años, las dos últimas casadas. Yo tenía que coserles a todas ellas y a la vez acompañar a Isidro para llevar a los más pequeños al colegio. Teníamos muy buen sueldo, aquella familia de la cual no debo decir sus apellidos, era de la más alta sociedad Caraqueña descendientes de Simón Bolívar nuestro Libertador y en esa casa habían muebles que pertenecieron a nuestro libertador y en la casa del papá de la señora Fina estaba el cuadro de Simón Bolívar, uno allí y el otro en el Palacio de Miraflores.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------ 
Isidro y mi persona Dolores, en el Parque Del Este en Caracas. 


Isidro y mi persona Dolores, en el Parque Del Este en Caracas. 

Cuando empezamos a trabajar, nos mudamos y esta casa tenía un área para la servidumbre, que era un apartamento inmenso, el de Isidro y el mío; tenía una habitación grande, baño privado, un estudio con antesala, donde estaba la máquina de coser los espejos y era allí donde se medían la ropa las chicas y también sus  amigas.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------ 
Dolores Señaris Calviño con 17 años.


Dolores Señaris Calviño con 17 años.

El Señor Rafael abogado, a pesar de ser una familia adinerada eran muy sencillos todos, cariñosos y amables. Isidro y yo pasamos dos años en esta casa, salíamos los Domingos desde la mañana, íbamos a comer, al cine, tiempos muy felices, ya que ganábamos muy bien, nos tratan como reyes, no pagamos casa y no pagamos ningún servicio y nos servían la comida en el comedor, ya que allí había cocinera, ama de llaves, servicio de adentro, jardinero e Isidro que era el chofer de los niños y del doctor.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------ 
Isidro y mi persona Dolores, en el Parque Del Este en Caracas. 

 

Isidro y mi persona Dolores  en el Parque del Este en Caracas. 

Isidro y yo en esos tiempos, en vez de esposos parecíamos novios,  una de las hijas de  esta familia, Fina, que tenía 21 años y yo tenía 16, así que nos hicimos amigas, ella me contaba todas sus cosas, me prestaba su ropa cuando yo salía, me maquillaba y hacíamos todos los días gimnasia juntas y yo en premio de su amistad le hacía lindos vestidos y le transformaba los otros vestidos, para que siempre fueran diferentes. Lo mismo ha Graciela, pero como solo tenía 14 años, era rebelde y le gustaba todo lo hippie, y Alicia era muy pequeña. En esta casa había otro matrimonio, ella era la cocinera y él el jardinero, había un ama de llaves que se llamaba Juana María, era la que mandaba en toda esa casa, algo así como la mamá de todos, tenía 25 años en esa casa y era la nana de todos.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------ 
Isidro Montoto en la laguna del Parque del Este en Caracas. 


Isidro Montoto en la laguna del Parque del Este en Caracas. 

La casa era tan grande que ocupaba una manzana, cerca de los campos de Golf en la carretera vieja de Baruta, al lado de la antigua casa de la embajada de España. Con esta familia los dos años que vivimos allí fueron maravillosos, lo teníamos todo. Fina decía “Tú no has ido a la universidad, pero tu dicción es perfecta, caminas con clase, tus modales son los de una gran dama” ¡Claro, es que yo solo me había relacionado con grandes damas! Fueron las circunstancias y de ellas había aprendido todo lo bueno, pues había tenido la capacidad de apartar lo malo y escoger lo bueno y esto me había hecho esa mujer que Fina estaba alagando.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------ 
Dolores Señaris Calviño, e Isidro Montoto,


Dolores Señaris Calviño, e Isidro Montoto, fotografía en el aeropuerto de Maiquetía en Caracas 1967.

Estamos en 1965 en el mes de Noviembre, papá se puso grave, ya no podía dormir, estaba tan delgado que la ropa le guindaba en los huesos y al ir al médico el diagnóstico fue que su úlcera se había perforado y tenía constantes hemorragias; pero como estaba tan débil el médico dijo que no aguantaría la operación, además no teníamos los recursos para poderlo ayudar. Así que entre mi tío Lamas acordamos enviarlo a España, nos pusimos en contacto con mi abuelo, que nos dijo que en Santiago de Compostela estaba el hospital General de Santiago y que era excelente y gratuito; que lo mandamos. Le arreglamos todo y mi abuelo lo esperaría, cuando llegara seria llevado directo al hospital. ¡Así que otra vez me encontraba en el aeropuerto de Maiquetía, para despedir lo que quedaba de mi papá! Los ojos los tenía hundidos, los pantalones guindados en la correa ¡De verdad, estaba muy mal! Cuando ya se iba me dio un abrazo, yo lo abracé y se montó en el autobús del aeropuerto que lo trasladaría al avión, ya que en esa época no existía el caracol para entrar en el avión. Desde el autobús sus ojos me miraban fijamente, este es el último recuerdo de mi papá ¡Sus ojos llenos de terror!
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------ 
Mi papá Jesús Señaris Lens en Caracas.


Mi papá Jesús Señaris Lens, de luto riguroso por el fallecimiento de Mamá. 

Llegó bien al hospital y lo internaron inmediatamente y lo sometieron a una operación del estómago de la cual salió bien, le quitaron ¾ partes del estómago y le diagnosticaron Cáncer, estuvo un mes en el hospital, me cuenta mi abuelo que él y mi hermano lo iban a ver, mas nadie, pues a él no lo conocían allá, ya que se había ido en 1953. Como esta era la época de frío en España cuando lo dieron de alta, mi abuelo me cuenta que el frío se lo comía y se la pasaba alrededor de la Lareira para que el fuego lo calentara ¿Cómo se sentiría mi papá? Lo había perdido todo, su esposa, su hija se había quedado en otro país, él llegó a una casa que no conocía, donde era un extraño, enfermo, sin dinero; así que, empezó a vender alguna de las tierras que eran de su propiedad. Esto molestó mucho a mi abuelo y a mi hermano, ya que por años eran la herencia que teníamos, pero por otro lado ¿Cómo querían que mi papá viviera? Si no tenía nada, ni siquiera salud. La enfermedad le había alterado el sistema nervioso y en algunas oportunidades actuaba como si estuviera loco y agredía a mi hermano que tenía 11 años.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------ 
Mi único hermano José Señaris Calviño.


Esta belleza de niño es mi querido hermano. José Señaris Calviño de 12 años 1965.

Como a los 3 meses de estar operado, estaba mal y decidió hacer un testamento notariado y como estaba furioso conmigo le dejó todo a mi hermano, desheredo, solo me dejó la parte que no me pudo quitar legalmente. A mi abuelo no le gustó nada esto, pues él le decía que debía dejarle a los dos hijos igual, pero él dijo que no, porque yo lo había abandonado y me había casado con el ciego ese, así le decía el a Isidro porque usaba lentes. Después de hacer esta transacción, papá cayó en cama y conversaba mucho con mi abuelo y uno de los días que estaba peor, le dijo a mi abuelo que estaba arrepentido de lo que había hecho, que había comprendido que había dejado a su niña. (Sola en América) y que quería cambiar el testamento y le pidió a mi abuelo que fuera a la Coruña a buscar el abogado, mientras mi abuelo fue, cuando regresó, mi papá había muerto. Fue enterrado en la iglesia de Arabexo en el panteón familiar de los Calviño.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------ 
La iglesia Santa María de Arabexo en Galicia.


Iglesia de Arabexo. Mi papá fue enterrado en los nichos que están lateral a la Iglesia en el panteón de la familia Calviño. 

Pasando los 3 meses, un domingo de salida, cuando llegué a la casa me vinieron a visitar mis primos que nunca nos veíamos y ellos me dieron la noticia que mi papá había fallecido. Fue un golpe muy duro para mí, pues solo en año y medio había perdido toda mi familia; me quedaba mi hermano, pero sabe Dios cuándo lo volvería a ver. Ahora tenía otra familia, con otros padres y otros hermanos, pero no eran los míos, solo me quedaba mi querido abuelo en España, él siempre me escribía, me hablaba de mi hermano y en cada carta me pedía que fuera a verlo, pero eso estaba tan lejos, pues hacía falta mucho dinero para viajar, pero aun así no perdía las esperanzas de que quizás algún día podría verle, mi abuelo siempre me estaba esperando.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------ 
Mi nueva familia Montoto Señaris.


En la fotografía Isidro y su hermano Jesús Montoto, mi persona Dolores Señaris, mis suegros Luis Montoto Bales y  Luisa López de Montoto. 

Mis suegros que había sido tan especiales conmigo al casarnos cambiaron su actitud, pues mi suegra como buena pisciana que había sobrevivido a la guerra civil española, era muy dominante y se metía en todo, como éramos muy jóvenes, pretendían gobernarnos. Yo que debido a lo que había vivido tenía una fuerte personalidad, no se lo permití, entonces empezaron a existir fuertes diferencias entre ella y yo. Isidro era para ella su debilidad, pero yo era muy madura y viendo la inmadurez de Isidro yo era la que administraba, a Isidro le parecía perfecto, a él no le gustaban las responsabilidades. Mi suegra decía que yo tenía aires de grandeza, pues yo había cometido el error de contarles mis sueños, de todo lo que quería tener, ella decía que yo estaba loca, así que yo desde ese día empecé a luchar por mis sueños, porque yo le iba a demostrar a ella y a mi misma que si los podía lograr.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------ 
Nuestro primer carro un Opel Rekord,


Opel Rekord, el primer carro que tuvimos. 

Trabajando en esta casa, nos compramos nuestro primer carro, era un Opel Rekord blanco del 61 usado, nos costó 4 000 Bolívares. ¡Ahora ya teníamos carro! Y hacíamos un montón de cosas que no hacíamos antes, como ir a la playa, ir al Junquito y a la Colonia Tovar, ya teníamos dos años de casados; Isidro era súper irresponsable, él estaba muy cómodo, no quería hacer otra cosa, no quería estudiar, hacia lo que le tocaba y veía televisión; yo no, yo quería lograr mis sueños, estudiar, independizarme, tener  mi propia casa y para ello tendría que trabajar mucho y sé que Isidro le daba lo mismo. Así que empecé a planearlo sola, acompañándome él, pero sin decirle nada; yo quería trabajar en otra cosa, tenía 17 años, quería tener otra experiencia laboral, así que decidí irme de esa casa, buscar un trabajo distinto, montar todas las cosas que necesitábamos en nuestra habitación, compre una nevera y todo lo que hacía falta para empezar a vivir solos, estábamos en el mes de Julio de 1967, estábamos pasando unas vacaciones con la familia en La Guaira en una casa de playa, que tenía esta familia frente a los campos de golf, aquí recibimos el primer terremoto que yo había experimentado ¡Yo no sabía qué era eso, nunca había oído hablar de terremoto!


Casa alusiva con piscina y los campos de golf en el litoral central en Venezuela. 

Esta casa tenía una piscina y un inmenso terreno lleno de árboles y palmeras gigantes, en frente estaban los campos de golf y muy cerca la casa de la embajada de México que estaba vacía en ese momento y por el terremoto se cayó parte de ella. Eran como las 8 de la noche, yo estaba en la cocina  e Isidro estaba en el cuarto viendo televisión y al lado tenía un ventilador grande. Yo estaba friendo unos huevos y de pronto siento un ruido ensordecedor, siento que el piso empieza a moverse lado a lado, la sartén voló por los aires y yo voy a salir hacia el jardín pero el movimiento de la tierra cambió y ahora era en forma de olas; yo me caí y rodé hacia la calle y fui a parar debajo de una camioneta que estaba estacionada  y veo que las palmeras y los árboles se tocaban unos con otros;  la familia y los niños gritaban, porque los había agarrado a todos en los cuartos; Isidro en el cuarto, no entendía lo que pasaba y agarró el ventilador y le decía que se quedara quieto, de pronto oye gritar a las niñas y en medio del movimiento de la tierra, sin entender lo que lo pasaba recorrió todos los cuartos buscando los niños y cuando salió afuera se dio cuenta que el señor Rafael acababa de salir de la piscina abrazados de un árbol volaban por el aire y la piscina se puso de lado, se agrietó y el agua baño toda la casa, pero a nadie le paso nada, al rato empezaron a llegar montones de personas heridas que corrían hacia los campos de golf, venían de los alrededores y de los edificios, en el Bahía del Mar, cuando las personas intentaban bajar las escaleras, se cayeron los tabiques del edificio y causaban grandes heridas a las personas que se encontraban ahí, también llegaron de la Mansión Charama a la cual se le cayeron los últimos 5 pisos. Nosotros atendimos a muchas de estas personas, pero la angustia empezó apoderarse de nosotros, porque siguieron varias réplicas de menor intensidad, no había líneas telefónicas que funcionaran y las pocas noticias decían que Caracas había desaparecido, que se habían caído un montón de edificios; Isidro y yo, no sabíamos nada de sus padres, ni ellos de nosotros y las noticias eran terribles de ambos lados, así que al día siguiente subimos por la autopista Caracas-La Guaira hacia Caracas.


Vídeo informativo del terremoto de Caracas en 1967. 

Llegamos a Catia y observamos una aparente calma en la ciudad, todo estaba normal, hasta donde podíamos visualizar y llegamos al Rosal donde trabajaban mis suegros y todo estaba bien, ellos estaban muy preocupados por la situación que se había presentado en La Guaira. A partir de allí yo quedé traumatizada, además de las réplicas que sucedieron los días siguientes, yo me imaginaba muchas más y para no asustar a nadie salía corriendo a la sala y me quedaba mirando la lámpara.
El domingo cuando salimos y visitamos Los Palos Grandes y Altamira, era como una ciudad desierta, todos los edificios estaban agrietados, se había caído el “Neverí” en Altamira, en Los Palos Grandes “Mijagual” y “El San José” este edificio era nuevo y lo estaban inaugurando con una fiesta en el PH y el edificio se desplomó en segundos muriendo todos. Cuando estaban removiendo los escombros buscando sobrevivientes, ocurrió un milagro, encontraron una cuna tropical con una niña de 3 meses aproximadamente, en perfecto estado, deshidratada porque había pasado 3 días, pero estaba viva. Estos son los milagros de Dios.


El de la izquierda es lo que quedó del edificio San José y el de la derecha es la  Mansión Charaima  en el litoral Central en Venezuela. 

Jamás había vivido una experiencia tan horrible, parecía que la tierra se abriera y el ruido del mar era espantoso en la playa fue muy fuerte y nosotros estábamos allí. En el mes de Agosto yo le digo a Isidro que nos vayamos a vivir a la habitación, pues la habíamos conservado todo este tiempo igualita, además de haber comprado lo necesario y le di el aviso a la señora Finita. Ella no entendía, pues nos quería muchísimo, pero cuando yo le expliqué mis sueños, se rió y me deseo todo el éxito del mundo.
Así que nos despedimos de esta familia que tantas cosas buenas habíamos vivido y nos fuimos a empezar verdaderamente nuestra vida futura y empezar otro estilo de vida y otra vez estaba en aquella habitación, donde había vivido con mis padres, con mi hermano, donde me había casado y otra vez estaba allí, era Diciembre de 1967, nos tomamos un mes de vacaciones, en todo este tiempo fui recibiendo noticias de mi hermano, estaba bien y recibí una linda foto de mi hermano que me quedé viéndola por horas y pensaba “Que hermoso era mi hermano. ¿Por qué nos tocó vivir separados uno del otro? Solo Dios sabe.”
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------ 
Mi hermano José Señaris Calviño y nuestro primo Clemente Lamas.

Mi hermano y su primo Clemente Lamas, hijo de mi tía Encarnación hermana adoptiva de mi papá su esposo y mi tío Lelo.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------ 
Mi tía Encarnación y mi tío Lelo. 


Mi tía Encarnación y mi tío Lelo. 

En Enero de 1968 a punto de cumplir 18 años, empecé a buscar trabajo, con una idea fija, quería trabajar en ventas en una tienda, Isidro vendió el carro y con los ahorros que teníamos compró uno más grande y le puso placas amarillas de TAXI y empezó a trabajar con él  y yo conseguí un trabajo en un foto-estudio pequeño que tenía todos los accesorios, cámaras, reflectores etc. Quedaba entre Parque Carabobo y La Plaza La Candelaria, se llamaba Foto-estudio Rizo, el dueño era un español y el sueldo que tenía era de 400 Bolívares; allí adquirí experiencia en ventas, aprendí a tomar fotos de carnet, aprendí a revelar en blanco y negro y allí nació mi pasión por la fotografía.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------ 
Dolores Señaris Calviño autora del blog.


Esta fotografía fue tomada en el Estudio Rizo en la Candelaria mi persona Dolores con 20 años en Caracas, 

En estos tiempos debido a los trastornos alimenticios que yo tuve  y el tipo de alimentos que ingería, como todo joven me gustaba todo lo que engordaba. No hacía ejercicio, empecé a engordar y engordé como 20 Kilos y me empecé a sentir acomplejada, ya que Isidro era muy delgadito y yo que era 5 años menor que él, parecía que yo tuviera 10 más, esto me hacía sentir muy mal, como teníamos otro carro grande, nuestros amigos no tenían carro e íbamos y hacíamos parrillas en el Junquito con mis suegros, íbamos a las fábricas de arte murano y en esa época se casó mi primo José  Gontan Calviño.
con Fina Calvo en la iglesia de la Candelaria en Caracas.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------ 
Matrimonio de mi primo José Gontan Calviño con Fina Calvo en Caracas.


Mi persona Dolores e Isidro con los novios José y Fina, en la de abajo mi tia Esclavitud mama del novio. 
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------ 
Matrimonio de mi primo Manolo Nieto Calviño con Carmen García, en Caracas. 

También se casó mi primo Manolo Nieto y yo asistí a todos esos matrimonios y cuando me vestía me veía muchísimo más mayor y se llevaban los peinados con mucha laca, moños, el pelo corto, la ropa era de señora y esto me hacía ver muchísimo más mayor y en todas estas fotos tengo de 17 a 20 años. Con este trabajo duré aproximadamente 6 meses y me permitió que como salía a las 6 de la tarde estudiar parte de mi bachillerato en el Colegio Mireya Vanegas, de 7 a 9 de la noche, hice de 1er año a 3er año.


Mi persona Dolores Señaris Calviño, e Isidro Montoto López, con los novios Manuel Nieto y Carmen García. 


Mi persona Dolores  y mis primos Manola Nieto con su esposo Eliseo, los novios Manuel y Carmen, en la cena, en Caracas.


Mi persona Dolores y Carmen y Manuel.

Isidro manejaba su taxi, pero él era muy flojo y mientras yo trabajaba, yo no sabía que se quedaba con los amigos jugando dominó; me enteré porque él y yo habíamos acordado que él pagaba el alquiler de la habitación y yo me encargaba de todo lo que era comida y lo que hacía falta para la casa, yo siempre he sido una persona muy abierta, sin embargo en mi vida cotidiana saludo a todas las personas, pero nunca me veras reunida con nadie y siempre me he vestido bien, impecable, eso no quiere decir que fuera ropa cara, sino que me la combinaba para que todos los días estuviera distinta y como estaba estudiando y era una joven de 18 años, casada con responsabilidades, la gente de esa casa decían que yo era engreída.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------ 
Isidro Montoto López y mi persona Dolores Señaris Calviño en Caracas 1968.


Mi persona Dolores Señaris Calviño, e Isidro Montoto López. en un matrimonio 1968.


Dolores e Isidro. 



Dolores Señaris Calviño de 18 años 1968 en Caracas.

Realmente yo me vestía muy bien para la época, muestra de eso les dejo estas dos fotos. 

 Por eso un día cuando yo llego a la casa, el dueño de la casa que se llamaba Ramón el que en los
capítulos anteriores  junto con su socio me habían dicho aquellas palabras que me hicieron tanta daño sobre Luis, pareciera que él estuvo pendiente durante todos los años de lo que yo hacía bien o mal, por lo tanto me llamó y me dijo “¿Cuándo vas a pagar el alquiler?” yo lo miré sorprendida y él dijo “Eres tan presumida y tan engreída. Debes 3 meses de alquiler” yo me paralicé y me di cuenta que Isidro no había cumplido con el trato de pagar el alquiler, di media vuelta en silencio y entre a mi cuarto y de la rabia me guinde a llorar, me senté en la cama como una cuaima a esperar a Isidro y tenía ganas de matarlo. Cuando llegó y se lo reclamé simplemente me dijo que le había ido mal con el carro, desde se momento empecé a decepcionarme de él, era más importante jugar dominó que trabajar y estudiar. Como yo hacía todo lo contrario entre él y yo, se empezó a romper la comunicación, pero yo no estaba conforme con ese trabajo, quería algo mejor, soñaba con algún día poder estudiar una carrera, me gustaba el periodismo, quería ser reportera y no sabía cómo lo iba hacer, ni cuando, pero era una meta futura. Porque haciendo esto era la única manera de alcanzar mi gran sueño, tener una casa como en las que yo había vivido anteriormente y para eso había que trasladarse al este de Caracas y para ello había que prepararse y tener mucho dinero: yo pensaba “Como a Isidro no le importa, lo haré sola y el me acompañará ya que es mi esposo.”
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------ 
Dolores Señaris Calviño.


Dolores con 19 años 1969 en Caracas,

Ya habían pasado un tiempo y casi cumplía los 19 años, una amiga mía me recomendó otro trabajo en el centro de Caracas, en la esquina de Veroes y fui a verlo, era una joyería, cuando llegué me quedé viéndola, era lujosisima y una de las joyerías más famosas de ese momento, la joyería “Arte Katino” la joyería del gatito simpático. El dueño era un joven de 27 años italiano impecablemente vestido, me entrevistó, yo le dije que no tenía ninguna experiencia y él me dijo “No me importa que no tenga experiencia, lo que me importa es que tiene buena presencia, facilidad de hablar y yo te enseñaré lo demás” Mi primer sueldo fue 600 Bolívares, llegué a la casa feliz ¡Yo iba a trabajar en aquella joyería tan espectacular! Y al otro día impecablemente arreglada me presenté al trabajo y día a día descubrí que me gustaba mucho el ambiente de trabajo; la joyería era lujosa y los clientes eran maravillosos, las prendas, los relojes, la cristalería ¡Me encantaban! y en menos de un mes ya era una experta, pues me gustaba muchísimo.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------ 
Dolores Señaris Calviño.


Así fui a trabajar mi primer día de trabajo. en la Joyería Arte Katino,
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------ 
Explicación del daño que produce el enojo.


No deje de cumplir las indicaciones que se explican en este reportaje y tendrá mejor salud, acompañado con una buena alimentación, haga ejercicio diario y tome 2 litros de agua a diario.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Dolores Señaris Calviño autora del blog.


Una de las imágenes de presentación de mi blog.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Imagen de nuestra Venezuela.


Nuestra bandera y la gorra tricolor. 
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Nota: para saber más de todo lo que realizamos en Internet, aquí tienen los Link de cada una de las páginas solo haz clic en cada una de ellas y aparecerá la información. Se reservan los derechos de autor. Gracias por seguirnos.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
fundacionvidaslamilagrosa@hotmail.com

Teléfono de la Fundación +058 212 944 4339

2 comentarios:

  1. La contibuación de esta espectacular historia sigue enriqueciendo el libro. Su realismo es inobjetable, lo que hace que la calidad del libro va a ser su mejor propaganda. Adelante Loly, se vislumbra tremendo éxito.

    ResponderEliminar
  2. En el comentario anterior, el nº 1, la segunda palabra en forma correcta es: continuación.
    Disculpas por el error.

    ResponderEliminar